La empresa

La Orza de Ángel es la culminación de toda una vida dedicada a la cocina. Ángel Espejo nació, prácticamente, detrás de la barra del bar de sus padres en Cañamares (Cuenca). Después de desempeñar varios trabajos relacionados con el sector, decide montar junto a su mujer María de la Sierra Molina, su propio negocio en Cortes de Pallás.

Aprovechando la gran obra que se estaba realizando en este municipio, la pareja deposita en este proyecto todos sus ahorros y esperanzas y así comienza la aventura del “Bar Castilla”; una aventura escrita con mucho esfuerzo, mucha humildad y muchas horas de trabajo; Ángel en la carretera y Mari en la cocina.

Con más de una lección en la mochila y dos hijos pequeños decidieron,  una vez finalizada la obra de Cortes, seguir su camino y llegar a Chiva para abrir “La Orza”, el restaurante que tantas veces habían imaginado.

La cocina de la Orza se fundamente en la obsesión de sus dueños por el producto fresco y de calidad, las mejores materias primas, el comercio de proximidad, y la autenticidad y sabor que sólo los pequeños productores pueden ofrecer. Muy pronto, La Orza se consolida como restaurante de referencia en Valencia con una clientela fiel que valora y reconoce su servicio y cocina.

Sus hijos, Ángel y Roberto, han continuado el oficio de sus padres y han dado un paso más creando la empresa de Catering & Eventos La Orza de Ángel. La aventura de los hermanos no es revolucionaria, porque la esencia es la misma: producto cercano y de primera. Tienen la osadía, eso sí, de llevar la gastronomía de La Orza a cualquier fiesta, evento o espacio en el que sea reclamada.